13:59
0

Méndez reconoció que soñaba volver y que se emocionó al pisar el Gigante


"Cuando me fui a Boca a la primera semana quería volver. En mi cabeza estaba Central como primera opción", confió Jesús Méndez al término de la práctica en la tarde-noche en Arroyo Seco. El volante, que fue titular en su regreso con triunfo agónico ante Desamparados de San Juan, dio detalles del antes y después de su nueva presentación en el Gigante de Arroyito.

"Cuando me fui a Boca a la primera semana quería volver. En mi cabeza estaba Central como primera opción", confió Jesús Méndez al término de la práctica en la tarde-noche en Arroyo Seco. El volante, que fue titular en su regreso con triunfo agónico ante Desamparados de San Juan, charló con los periodistas que lo esperaban y dio detalles del antes y después de su nueva presentación en el Gigante de Arroyito. Jesús fue pieza importante en el fucionamiento del equipo de Juan Antonio Pizzi, en el inicio de su tercer ciclo con la camiseta auriazul.

El mediocampista tuvo un buen rendimiento en el reinicio de la B Nacional, jugó los noventa minutos, se amoldó rápidamente al esquema requerido por Pizzi y fue el centro de todas las miradas de los hinchas canallas, que no se cansaron de aplaudirlo en su retorno al Gigante.

"Mi vuelta fue buena, tranquila. Obviamente que uno en lo personal desea que siempre le salgan bien las cosas y que lo mismo pase en lo grupal, algo que considero se dio. Fue un partido muy difícil, muy duro. Se nos complicó pero los tres puntos quedaron en Rosario y eso es muy importante. Quedé contento, emocionado, porque hacía mucho tiempo que no entraba a una cancha de fútbol, ni iba a ver partidos. Ahora estoy muy feliz, al pisar el Gigante me emocioné", contó Jesús.

—¿Mas allá del triunfo tuviste una gran recepción de parte de la gente, la esperabas?

—En parte sí. Me sentí muy bien, uno siempre quiere mejorar y los chicos me ayudaron mucho, ojalá Dios quiera que a medida que vayan pasando las fechas pueda jugar mejor.

—¿En lo futbolístico qué autocrítica hacés?

—En lo personal, me gustó como jugué. Fue un partido difícil, trabado, y ellos se pararon con dos líneas de cuatro atrás. Se nos complicó pero por suerte ganamos.

—¿Te gustó la posición en que te hizo jugar Pizzi?

—En el primer tiempo jugué de enganche, en el segundo me gustó más jugar de cinco y me sentí más cómodo. Tuve más aire, pese a que la cancha estaba pesada.

—¿El sábado ante Defensa y Justicia será otra verdadera final a pesar de que quedan por jugarse 57 puntos?

—Lo tenemos que tomar así. Lo dije cuando vine el semestre anterior, son finales todos los partidos. Si queremos lograr el objetivo de ascender hay que ganar todos los partidos que juguemos.

—¿Qué diferencias son las que ves entre este equipo y en el que jugaste anteriormente?

—Ahora hay jugadores más grandes, con más experiencia y jerarquía. Aunque esto no quiere decir que el anterior plantel era malo, sino que era un equipo demasiado joven que por ahí recién empezaba sus primeros partidos. Ahora nos viene bien que haya jugadores mayores, se formó un lindo grupo.

—¿Creés que Defensa y Justicia presentará un planteo de juego parecido al que hicieron los sanjuaninos?

—Todos vienen a meterse atrás en el Gigante. Se hace muy difícil entrarles y por eso será un partido muy duro, sin dudas.

—¿Te llamó la atención que pudiste adaptarte muy rápido en lo futbolístico, después de estar tanto tiempo sin jugar?

—Tenía que correr sí o sí, no me quedaba otra, más porque vengo de otro equipo sin jugar. Tengo que correr por obligación y gracias a Dios con el profe hicimos una buena pretemporada y me pude adaptar rápidamente. Poco a poco me fui soltando, aunque todavía me falta.

—¿Las ganas acumuladas influyen por todo el tiempo de no haber jugado?

—Es lindo cuando un futbolista juega seguido. Pasé un semestre muy feo, muy triste, es que mis compañeros entrenaban normalmente y yo corría solo. Fueron seis meses muy duros. Extrañaba lo que había vivido en Central, por eso cuando pisé el Gigante me emocioné.

Jesús volvió a su casa y toda su gente lo recibió como a un verdadero referente en este Rosario Central que busca volver a la A.

Por tercera vez

Jesús Méndez volvió a ponerse la camiseta de Rosario Central. El mendocino tuvo su noche soñada después de estar seis meses sin jugar. Méndez había jugado en la segunda parte del torneo de la B Nacional de la temporada pasada. Su regreso había sido ante Almirante Brown, en la derrota canalla por 1-0. En esta oportunidad el resultado cambió, Jesús pudo celebrar una victoria agónica, en la que se convirtió en uno de los jugadores clave para el canalla, que espera su buen juego para lograr el ascenso esperado.

Fuente: La Capital

0 comentarios:

Publicar un comentario