El abrupto alejamiento de las figuras “millonarias”, por cuya continuidad habrá un "banderazo" hoy a las 17, tiene un trasfondo bastante oscuro y Alejandro Domínguez anticipó que en el futuro lo dará a conocer. Por lo pronto, el archivo nos muestra muchas contradicciones. Por ejemplo, el “Kaiser” y el “Pelado” afirmaron varias veces que les iban a renovar, pero a pesar del ascenso y del apoyo popular para los delanteros, les terminaron soltando la mano. ¿Cómo pueden dos de los ídolos indiscutidos irse por la "puerta de atrás"? ¿Desde cuándo el Presidente y DT de River les bajaron el pulgar?

Enemistado con el representante de ambos jugadores, Néstor Sívori, Daniel Passarella evadió siempre la posibilidad de repatriar a Cavenaghi y Domínguez a River. Pero apretado por la crisis institucional y deportiva más importante del club, limó las asperezas, actuó rápidamente dándole el cargo de entrenador a Matías Almeyda –para así evitar los pedidos de la gente por Ramón Díaz o el “Tolo” Gallego- y fichó a las dos figuras, muy queridas por el Mundo River.


El 14 de julio de 2011 se realizó la presentación oficial de las dos primeras caras que llegaban como incorporaciones para afrontar la temporada en la B Nacional (además de las de Almeyda -como DT- y Alayes). Allí, Passarella reconocía los esfuerzos de ambos jugadores para facilitar su vuelta: “Fernando renunció a un montón de cosas y quiero agradecerle; el Chori, negociando con el Valencia, algo que fue bastante largo”. Sin embargo, a la hora de la renovación, se llamó a silencio.





De más estaría decir que la idea de ambos futbolistas siempre pasó por poner el hombro en el peor momento en la historia de la institución y a pesar de no haber sido “responsables” del retroceso de categoría, no bien se enteraron de la caída del equipo de sus amores, se motivaron para volver. “Es una manera de mostrar el cariño y apoyo a River, hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance para venir. Resignamos la parte económica porque hoy pasó por otro lado la decisión”, anunciaba el “Chori” en su presentación, mientras que Cavenaghi afirmaba: “Más allá del difícil momento, es River. En ningún momento dudé en volver”.


La segunda rueda del campeonato se iniciaba y el tema renovación era una de las prioridades en Núñez. Daniel Passarella llevaba tranquilidad a los hinchas y hacía suponer un futuro con los ídolos jugando en Primera: “La intención es retener a los dos. En todo momento di como hecha la continuidad de los dos jugadores. Si no les renováramos estaríamos verdaderamente locos. Es un tema que pedí manejar personalmente”.





El que tomó un papel principal entre las partes fue Matías Almeyda, quien dio la derecha en todo momento para que extendieran sus vínculos. O casi en todo momento.
“Seguramente se quedarán mucho tiempo en River”, adelantaba erróneamente el “Pelado”.


Mientras tanto, el técnico comenzaba a darle la totalidad del protagonismo a David Trezeguet. En la Fecha 27, River recibió a Ferro en el “Monumental” y a falta de 17 minutos para el final del match, el “Pelado” había sacado de la cancha a Cavenaghi y el “Chori”. Cuatro minutos más tarde llegaría la apertura del tanteador a través de Ramiro Funes Mori y el franco-argentino sentenciaría las cifras finales: 3 a 0. A pesar de esto, el DT ponía paños fríos a la situación: “No soy de cambiar mi estilo por 15 minutos, soy un agradecido a ambos. Al Chori hasta diciembre lo pedíamos para la Selección y Fernando es el goleador del equipo”.






Las actuaciones del campeón del mundo en Francia ’98 fueron tomando mayor relevancia y tanto el “Chori” como Cavenaghi empezaron a perder minutos en el campo. Sívori no aseguraba la continuidad de ninguno de los dos y Domínguez hacía fuerza: “En River quiero quedarme toda la vida”. En tanto, el “Torito” era más cauto: “Quiero ascender y después ver si sigo o no”. Todo quedó a las claras cuando a falta de un par de fechas para la definición del campeonato, el “Chori” entraba en los complementos y Cavenaghi, capitán del conjunto riverplatense, salía en el entretiempo de la última fecha ante Almirante Brown.


Una vez finalizada la efervescencia y euforia por haber cumplido con el objetivo impuestoa a principios de temporada, llegó la hora de estampar la firma para asegurarse dirigir a River en Primera División y Almeyda ya había consensuado con el máximo dirigente “millonario” la salida de ambos. “No están en el proyecto porque quiero un equipo veloz y más aguerrido”, fue la explicación del “Pelado”, quien advirtió a la prensa antes que a los propios jugadores en cuestión, algo de lo que después se arrepintió: “La forma en que lo hice fue desprolija y no sé si estuvo bien”.





De forma increíble, Almeyda también se echó atrás al consultarle directamente al “Chori” si estaba en condiciones de formar parte del plantel en el regreso a los entrenamientos, pero ante la negativa rotunda del futbolista del Valencia, se resignó. Domínguez no solamente volará hacia España, sino que vía Twitter, advirtió: “Ya se van a enterar de toda la verdad”. Mientras tanto, al representante de Cavenaghi le llueven ofertas de Argentina y el exterior para hacerse con sus servicios.


Los simpatizantes “millonarios” parecen haberse puesto de un lado: ya se manifestaron en las redes sociales dándole el respaldo al “Chori” y al “Torito”, y se juntarán en masa en el “Monumental”. Lo más importante a futuro, será la incertidumbre por el recibimiento para Almeyda en el "Monumental", ya que un par de resultados adversos podrían dejarlo "en jaque" después de haber tomado esta postura con dos hombres que pusieron el pecho en el peor momento y se marcharon por la puerta de atrás. ¿Cómo continuará la "novela"?

Fuente: Playfutbol

0 comentarios:

Publicar un comentario