Huracán, uno de los clubes más populares del fútbol argentino, sufre un presente deportivo, institucional y económico muy preocupante. Para colmo de males, el mal clima reinante en Parque Patricios se trasladó al vestuario, ya que dos referentes como Matías Defederico y Hugo Barrientos decidieron resolver sus diferencias con golpes de puño, en medio de una situación demasiado comprometida para el equipo.

El "Globo", que viene de perder 1-0 con Rosario Central el pasado lunes como local, mantiene un bajo promedio en la tabla del descenso y solamente tiene por debajo de su posición a Crucero del Norte, Douglas Haig y Chicago Chicago en dicho ordenamiento, siendo los últimos dos los que estarían perdiendo la categoría y resignados a jugar la temporada que viene en la Primera B Metropolitana.

En el marco de un entrenamiento preparatorio para visitar a Deportivo Merlo el viernes próximo, en la cancha de El Porvenir, en un encuentro que será fundamental por la permanencia, los ánimos se "caldearon" tras una fuerte discusión entre los jugadores, que finalmente terminaron a las trompadas frente al resto de sus compañeros.

Juan Manuel Llop, entrenador del equipo, tomó la determinación de suspender la práctica inmediatamente y hasta estaría analizando la posibilidad de excluir a ambos jugadores de la alineación inicial del juego que se viene.

Producto de la trifulca, el ex hombre de Independiente se retiró de las instalaciones de la institución con un profundo corte en la nariz y también una herida en uno de sus pómulos. 

Fuente: Playfutbol

0 comentarios:

Publicar un comentario