Como la llegada de todo técnico a un club, la de José Luis Brown trajo aires renovados por Caballito, aunque aún el Tata en su re-debut en el banco de Ferro, no logró cambiar la imagen futbolística de un equipo que esta temporada navegó en la intrascendencia.

El Verdolaga visitó Misiones para enfrentar al necesitado Crucero del Norte, hundido en el descenso y con un presente no demasiado lejano al que viven los ahora dirigidos por el campeón del Mundo en México 1986.

En el marco de un desarrollo parejo, el local fue el que se puso en ventaja a los 22 minutos. La defensa de Ferro falló en un centro, no tuvo reacción, y eso le permitió a Guillermo Tambussi marcar de volea el 1 a 0.

La visita lo tuvo en los pies de Leandro Fernández, pero su remate beso el poste y los de Brown se fueron al descanso en desventaja y con más dudas que certezas.

Pero el complemento entregó otra cara. De la mano de una mejoría en la actitud y el adelantamiento de las líneas llegó la igualdad. Fernández se metió en el área, remató y el 1 local dio un rebote que encontró en el lugar y momento justo a Osvaldo Miranda, que decretó el que a la postre sería el resultado definitivo.

Sin embargo, el envión del empate sólo duró algunos minutos, y luego, pese a algunas imprecisiones, el Colectivero fue el que tomó la iniciativa y en algunas ocasiones hizo lucir a Jorge Carranza, quien sostuvo el empate, para al menos llevar un punto a Caballito.

Ferro tuvo que conformarse entonces con repartir unidades, sin mostrar una sólida mejora en su rendimiento, por lo que Brown deberá trabajar y mucho en la semana para comenzar a encontrar un funcionamiento más acorde a lo que pretende de su equipo. Por ahora, el Verde no es el color de la esperanza por Caballito.

Fuente: Solo Ascenso

0 comentarios:

Publicar un comentario