De fútbol poco y nada. Independiente sintió de entrada la obligación de salir a buscar el partido por la localía pero no lograba concretar ni un intento de jugada colectiva. Defensa, en cambio, mostraba lo mejorcito en su banda izquierda, gracias a la triangulación de Díaz, Aquino y Cardozo. Sin embargo, la más clara del primer tiempo la tuvo Ferradas mediante un buen remate de afuera del área que se estrelló en el travesaño. Para el complemento, el visitante corrigió algunas cuestiones, fue el dueño de la pelota y se puso en ventaja con un gol en contra de Alvacete. Así, parecía que los de Varela se volvían de Mendoza con los tres puntos, pero Gamboa metió a Fabbiani, quien no marcaba desde diciembre de 2011 (4-2 vs Gimnasia -J-), y 2’ minutos en cancha le bastaron para poner cara de Ogro e igualar la historia.

El Ogro Fabbiani no pierde vigencia. Aún un poco fuera de forma, y a pesar de estar recuperado de su grave lesión (rotura de ligamentos cruzados de la rodilla derecha), hace más de un año que no metía gol. Curiosamente desde aquel marcado contra Quilmes, el único en una estrepitosa goleada 7-1 por la 22º fecha de la B Nacional, el 24 de febrero de 2012, pasaron casi trece meses de sequía. Hasta este domingo...

En Mendoza, Defensa y Justicia le planteó a su Independiente Rivadavia un partido complicado. Tras el gol de Alvacete en contra a los 29' ST, el técnico Fernando Gamboa metió al Ogro en cancha. Y vaya que respondió. Dos minutos después, clavó el 1-1 definitivo con un zurdazo bajo. “Gracias Papá por ayudarme desde el cielo”, fue uno de sus tuits.  “Hay gente que me tira mierda, pero yo nunca agacho la cabeza, nunca bajo los brazos, y me acordé de mi viejo cuando convertí el gol”, dijo muy emocionado y con bronca. "El puesto me lo voy a ganar jugando", cerró. Teléfono Gamboa.

Fuente: Olé

0 comentarios:

Publicar un comentario