No siempre en el fútbol gana el que más busca o el que hace más méritos para ello, pero muchas veces sí gana el más ordenado, el que sabe a la perfección lo que quiere, el que sin salirse del libreto siempre apuesta a más. Algo parecido pasó en Mataderos esta tarde, Chicago, apremiado por sus urgencias, buscó más, tuvo más chances de gol, fue quien quiso ganar de entrada. No jugó bien, pero desde los pies de Peyrán generó juego e inquietó a Ischuk. Sarmiento en cambio, se fue conformando con el cero, fue ordenado, nunca perdió la calma, mantuvo el sacrificio y la voluntad de pelear cada pelota. Y así, sin despeinarse, sin hacer demasiado, se encontró con el gol a poco del final. Cuevas casi no tocó la pelota pero su oportunismo (estaba por ser reemplazado) le dio la victoria al de Junín.
Empezó parejo, Sarmiento quiso manejar la pelota, quiso defenderse con ella, no se tiró atrás y si bien no generó riesgo en el arco de Monllor, no pasaba sobresaltos. Le costó acomodarse a Chicago pero de a poco encontró la pelota, Peyrán y Gómez se juntaron y el equipo creció, Caballero por izquierda fue siempre salida y abrió la cancha, Scifo, con menos profundidad, quiso serlo por el otro lado. Farías empezó a ganar el medio y a tocar corto, sólo faltaba la estocada final. La tuvo en dos situaciones, todas nacidas de los pies de Peyrán, en una no llegó "Gomito" y en la otra Aguirre la punteó pero Ischuk ganó el mano a mano. Peyrán le ganó el duelo al doble cinco de la visita y con espacios fue lo mejor del local que basaba su suerte en los pies del juvenil. Pero no supo aprovechar su momento y el entretiempo los encontró igualados.
El complemento fue más flojo, Chicago no fue claro con la pelota, Gómez sintió aquella molestia del primer tiempo y bajó su rendimiento físico, Peyrán fue absorvido por Iuvalé-Garnier y de la mano del doble cinco, Sarmiento ganó el medio y dejó de sufrir atrás. Chicago se fue cansando, los chicos pagaron caro la no pretemporada y el no roce con la Primera División y la impresición fue carne de los locales. Sarmiento sabía que no estaba fino arriba y apostó al cero, los cuatro del fondo fueron estacas, Iuvalé fue el jefe del partido y desde su orden, acomodó al equipo de Lippi. Sin juego por los costados, Sarmiento apostó a la rapidez de un deslucido Cerutti, reemplazado por Tamburelli de buena labor. Cuevas vio el cartel que indicaba su reemplazo y quiso una más. Ya había tenido una clara que se fue pegada al palo, y en su última acción de juego, corrigió un pésimo disparo de Tamburelli y con la punta del pie cambió la dirección y marcó el gol de la victoria.
Nada faltaba y los nervios y las piernas del "Torito" ya jugaron a favor de la visita. Chicago fue el que más propuso y quien hizo los méritos, pero ganó el mejor de los dos en todo el torneo, el más tranquilo, el sereno, el ordenado, el que no tiene apuro. Claro, los nervios y la ansiedad son malos consejeros para un equipo.

SINTESIS

NUEVA CHICAGO (0): Daniel Monllor; Leandro Testa, Emiliano Lago, Nicolás Sainz, Lucas Banegas; Adrián Scifo, Agustín Farías (60, Franco Benítez), Martín Caballero; Christian Gómez(c) (81, Alfredo Abalos); Martín Peyrán y Diego Aguirre (65, Raúl Becerra). DT: René Kloker.
Suplentes: Jhonny Da Silva, Roberto Russo, Diego Auzqui y Julio Serrano.

SARMIENTO (1): Lucas Ischuk; Juan Manuel Azil, Roberto Tucker(c), Daniel Delgado, Fernando González; Rodrigo Aillapán (77, Juan Galeano), Silvio Iuvalé, Yamil Garnier, Martín Andrizzi; Ezequiel Cerutti (60, José Tamburelli) y Héctor Cuevas (88, Pablo Vilchez). DT: Sergio Lippi.
Suplentes: Michael Etulain, Gustavo Benítez, Adrián Maidana y Luis Quiroga.

GOLES: (87) Héctor Cuevas (S).

AMONESTADOS: Testa, Benítez (NCH); Iuvalé, Garniel (S).

EXPULSADOS: No hubo.

INCIDENCIAS: No hubo.

ARBITRO: Pedro Argañaraz (regular).

ASISTENTES: Gustavo Lechner y Sergio Iluminati.

CUARTO ARBITRO: Santiago Ascenzi.

FIGURA: Silvio Iuvalé (S).

ESTADIO: Nueva Chicago.

CAMPO DE JUEGO: Bueno.

Fuente: Mundo Ascenso

0 comentarios:

Publicar un comentario