Las rachas están hechas para cortarse y más si uno mismo colabora para que se produzca. Es que sin dudas si Central no finalizaba su camino victorioso en una tarde donde dos de sus futbolistas convirtieron en la propia valla, donde un jugador debe ser reemplazado a los 21 minutos por lesión y la misma suerte (o desgracia) le ocurre al goleador que se sacaba la mufa, daba la sensación que no iba a ser nunca.

Y así fue nomas, en un encuentro en el que el Canalla mostró dos caras. El de la primera etapa, impreciso y falto de ideas con la pelota en los pies y con muchas dudas en la última línea, de hecho en la primera acción en la que Olimpo se decidió a cruzar la mitad de la cancha, se puso en ventaja, claro está con ayuda involuntaria de Nahuel Valentini incluida.

Iban apenas tres minutos y la línea de fondo auriazul quedó muy mal parada, Gustavo Bou se filtró sin problemas entre Franco Peppino y el mencionado Valentini y ante la salida de Mauricio Caranta tocó el balón por encima del cuerpo del arquero, la pelota dio en el palo con la mala suerte de que en el intento por rechazar el peligro, el rubio zaguero no hizo más que completar la obra del atacante ex River y 1 a 0 para los de Walter Perazzo.

Golpe al mentón sufría el líder. Misma situación que ante Nueva Chicago, un gol en el arranque del encuentro, pero esta vez al revés y para colmo de males, en contra. Y vaya que sintieron el impacto los de Miguel Russo, agraviados por la lesión de Mauricio Caranta (se resintió de la lumbalgia) y el ingreso de Gastón Pezzuti a los 21 minutos. Pese a un remate desde fuera del área de Javier Toledo minutos posteriores al gol, les costó bastante encontrar ideas para llegar al arco de Nereo Champagne.

La más clara la tuvo sobre el cierre de aquella primera etapa cuando una buena triangulación por derecha terminó en centro de Hernán Encina y aparición de Toledo en soledad y con Champagne sobrepasado. El potente cabezazo del 9 se desvió en el cuerpo de Ezequiel Parnisari y terminó golpeando en el travesaño.

Claro que cada vez que Olimpo se lo propuso generó un dolor de cabeza para una endeble defensa local, que esta vez no fue tan sólida como en jornadas anteriores. Pero en el complemento, Central con más enjundia que fútbol iba a enderezar rápidamente las acciones. Cinco minutos, tiro libre desde la izquierda y la pegada de Rafael Delgado encontró la cabeza de Valentini, quien convirtió esta vez a favor, su primer gol oficial con la camiseta canalla pese al intento de Champagne, que rozó la pelota.

Sin mucha claridad, los de Russo se hicieron dueños de la pelota y provocaron el retroceso del aurinegro. Allí llegó la primer polémica promediando el complemento: Encina se metió en el área, se hizo el hueco y remató, pero el balón se amortiguó en la mano que Parnisari estaba utilizando para apoyarse, para desde el suelo tapar el disparo. Jugada a interpretación de Germán Delfino que la juzgó casual y siguió el juego en Arroyito.

Pero Central iba a tener el premio a tanto ir. Iban 31 minutos, buena acción colectiva entre Jesús Méndez, Federico Carrizo (hacía instantes había ingresado) y Delgado, este último envió el centro para que Toledo, quien anticipó a su marcó, arqueó el cuerpo y conectó un cabezazo que dejó sin chances al 1 del conjunto bahiense para dar vuelta el marcador, y hasta ese momento seguir de racha.

Pero en el marco de un encuentro torcido por haber arrancado con un gol en contra y la lesión tempranera de Caranta, llegaría la infracción de Marcelo Vega a Toledo, quien tuvo que salir retirado con su rodilla izquierda afectada (el primer diagnóstico fue esguince, aunque este martes le harán estudios). Pero faltaba más...

Primer minuto de los cinco que adicionó Delfino, falta de Medina (debió ser expulsado por uso desmedido de la fuerza en esa jugada) innecesaria sobre el lateral izquierdo del ataque visitante. El balón cayó al área y Delgado, en su intento por rechazar no hizo más que concretar otro gol en su propio arco ante un Pezzuti estático y de tardía reacción. 2 a 2 y sólo quedó tiempo para otra jugada polémica sobre el final: Medina se metió en el área y fue tomado por Adrián Martínez, era penal pero el árbitro lo obvió.

En definitiva, se cortó una racha enorme de 12 encuentros ganados consecutivamente, se perdió a dos futbolistas por lesión (Caranta y Toledo) y uno por haber llegado a la quinta amarilla (Valentini), quienes serán bajas ante Atlético Tucumán el domingo. Lo positivo, Central sigue siendo líder y la ventaja que consiguió le permiten tener estos semi-traspiés.

Fuente: Solo Ascenso

0 comentarios:

Publicar un comentario