Lo ganó el que hizo los goles, tan simple como eso. Parece una frase obvia, tonta, pero con una enorme realidad. Boca Unidos derrotó 2 a 0 a Chicago simplemente porque convirtió las chances de gol que generó, las mismas que desperdició la visita, sobretodo en los pies de Becerra que tuvo cuatro claras con la pelota picando dentro del área tras asistencias de "Gomito".
Antes, durante y después no hay mucho. Un partido parejo, no bien jugado, con escaso vuelo y pocas jugadas asociadas. Dos equipos del fondo de la tabla que mostraron su realidad en cancha. El local jugaba mucho y mejor por afuera, con Ríos y Matías García, Chicago crecía cuando Gómez tomaba contacto con la pelota y Serrano, en pocas situaciones, se asociaba al "10". Russo y Ramírez no tenían profundidad y perdían el duelo con Rios y García. Así, Chicago moría en pelotas al área para Becerra y Aguirre, apostando al error defensivo que ocurrió, pero como dijimos, Becerra no acertó.
Gonzalo Ríos fue el más peligroso de la cancha. Por derecha ganó permanentemente, llegó al fondo, abasteció compañeros y tuvo sus chances. Israilevich de a poco se sumaba a los dos de afuera y sobretodo con remates desde lejos preocupaba a Monllor, que en otra le ganó de gran forma al mencionado Ríos.
No cambió nada en el complemento, el local salió más decidido pero Chicago parecía más preciso para la contra y empezó a agrandarse en Corrientes. Pero a los 12 tras una atajada de Monllor, Cristian Nuñez aprovechó el rebote para marcar el 1 a 0. Sintió el golpe el "Torito", que a pesar de tener el empate en los pies del chico Aguirre, sufrió el segundo a los 17 en los pies del mejor de la cancha, Gonzalo Ríos. No hubo más partido. El local se sabía victorioso y cuidó la pelota, lateralizó y no arriesgó. Mataderos nunca le encontró la vuelta y salvo en los últimos minutos cuando hizo trabajar a Sessa nunca pareció cerca del descuento.
Boca Unidos ganó después de cuatro y asoma la cabeza del fondo. Chicago no para de perder y la calculadora del promedio cada día tiene más tarea y la tarea es cada día más milagrosa y épica, se hunde en el descenso y a esta altura parece tener un pie en la B Metro.

Fuente: Mundo Ascenso

0 comentarios:

Publicar un comentario