El episodio ocurrió en el entrenamiento, donde aproximadamente 150 individuos identificados con la barrabrava del club les pegaron, robaron y rompieron varios autos de los futbolistas. “Fue muy grave. Entraron al vestuario, algunos encapuchados y con palos. Los golpearon, rayaron y rompieron autos. Durante el día vamos a evaluar cómo seguimos”, reconoció el entrenador. El presidente Nadur también lo confirmó: “Tengo mucha angustia. Los barras no me van a quitar las fuerzas”. Todo esto se generó a raíz de la eliminación del "Globo" de la Copa Argentina.Otra vez los violentos relacionados al fútbol. Esta vez sucedió en el entrenamiento que estaba desarrollando Huracán y en el que cerca de 30 barrabravas irrumpieron en el vestuario. Según lo contó el propio entrenador, Juan Manuel Llop, los individuos amenazaron, golpearon y rompieron los autos de varios jugadores. Se habla de Mauro Milano, Walter Busse y del kinesiólogo.
"Entró la barra al vestuario, algunos encapuchados y con palos. Los golpearon, rayaron y rompieron autos de varios jugadores. Ahora hay que pensar en frio y ver como se sigue. Tomar decisiones en caliente cuando esto pasa es peor", fueron las primeras palabras del entrenador, quien dialogó con Radio 9 e ESPN Radio Rivadavia.
"El club no tiene seguridad privada ni policial. Ya hablamos con Nadur (el presidente) y el preparador físico ya no quiere seguir en el club. Cómo hago yo ahora para que Busse me juegue de local contra Patronato después de todo lo que vivió hoy a la mañana. Durante el día vamos a evaluar cómo seguimos”, agregó Juan Manuel Llop.
Por su parte, el presidente Alejandro Nadur, en diálogo con Estudio Fútbol por TyC Sports, se refirió a lo sucedido: “Unos 150 hinchas apretaron a los jugadores del plantel y les robaron. No lo puedo creer. Estoy tratando de levantar a Huracán. Tengo mucha angustia. Los barras no me van a quitar las fuerzas”.






Fuente: Playfutbol
Editado por Pelu Gomez
@pelugomez91

0 comentarios:

Publicar un comentario